Aprende más

ago 06, 2019

Propiedades prebióticas y probióticas de la leche materna

Propiedades prebióticas y probióticas de la leche materna
MC. KARIME HAUA NAVARRO N.C.

La leche materna es el estándar de oro de la nutrición y preservación de salud en la infancia temprana debido a que provee todos los nutrimentos requeridos para el desarrollo infantil, además de aportar una amplia variedad de componentes bioactivos, incluyendo factores inmunitarios solubles, proteínas antimicrobianas, péptidos, ácidos grasos funcionales, hormonas, oligosacáridos y células madres.  Todos estos componentes, además de tener cada uno una función individual, tienen una acción integrada que actúa sinérgicamente en favor de la salud del niño. 

Igualmente, diversos estudios han revelado que la leche humana contiene una microbiota específica y constituye una fuente de bacterias potencialmente benéfica para el intestino infantil.  Los oligosacáridos y la microbiota aportados por la leche materna al bebé, constituyen los dos factores principales que influyen en la integración y desarrollo de la microbiota intestinal del bebé.

En los últimos años, la investigación en nutrición ha dedicado gran atención al estudio de la influencia de la conformación y actividad de la microbiota intestinal en la salud y enfermedades humanas.   Se ha descrito ya, que la interacción entre la microbiota humana y el huésped juegan un rol en el desarrollo y progresión de enfermedades humanas de alta relevancia, tales como enfermedades infecciosas, hepáticas, metabólicas, respiratorias, mentales y autoinmunitarias, así como diversos tipos de cánceres gastrointestinales.   En el mismo tenor de estas investigaciones, se ha estudiado que la leche humana, con sus propiedades prebióticas y probióticas, puede regular dos de las principales actividades de modulación e integración de la microbiota intestinal, una, la dispersión, es decir la adquisición de nuevas especies bacterianas, y, la selección, que permite adquirir un ambiente permisivo para facilitar de forma sustentable la colonización.  Si estos dos procesos se alteran, generando una disbiosis (composición subóptima de la microbiota), se generaría una potencial predisposición a diversas enfermedades.  

Los oligosacáridos de la leche humana (OLH), son el tercer componente más abundante de la leche y se tratan de hidratos de carbono de estructuras diversas de los cuales se han identificado más de cien diferentes, con variaciones sustanciales, en cuanto a cantidad y composición entre una mujer y otra, y también a lo largo de la lactancia de una misma mujer.   Además de conocerse moduladores genéticos de la composición de OLH, se piensa que existen reguladores socioculturales y ambientales que también influyen, ya que se han observado variaciones geográficas en la composición de oligosacáridos y también variaciones dependientes de la etnicidad, de la etapa de la lactancia, de la paridad, del momento de la recolección de la leche y de la exclusividad de la lactancia.   La mayoría de los estudios de OLH atribuyen sus beneficios a que estos oligosacáridos llegan al tracto intestinal inferior donde pueden tener una actividad como prebióticos que proveen sustratos selectivos a las bacterias intestinales.  Evidencia preliminar en modelos animales, sugiere también, que OLH específicos podrían directamente modular la respuesta inmunitaria.  

La composición de bacterias de la leche humana varía a su vez por factores maternos como el IMC, la paridad y la vía de nacimiento (vaginal o cesárea) así como por las prácticas de lactancia, siendo éstas últimas las más determinantes de la composición de la microbiota de la leche humana (MLH).   En el estudio CHILD, integrado por una cohorte de 393 madres-infantes, se encontró que la MLH a los 3-4 meses postparto estaba dominada por Proteobacterias y Firmicutes en una relación inversa.

Las propiedas probióticas y prebióticas expuestas previamente, nos hablan de una función más de la leche humana que debe considerarse en las recomendaciones clínicas ofrecidas por médicos, nutriólogos y consejeros en lactancia y que evidencian, una vez más, a la leche humana como la mejor elección de nutrición en el inicio de la vida.

Karime Haua
Autor:

MC. Karime Haua Navarro. N.C.
Nutrióloga Certificada por el Colegio Mexicano de Nutriólogos.
Representante por el Colegio Mexicano de Nutriólogos ante el Nutrition Care Process Terminology International Workgroup de la Academy of Nutrition and Dietetics desde 2017.
Co-Autor de “El ABCD de la evaluación del estado de nutrición”
Autor Nestlé por Niños Saludables
Login Solo usuarios registrados pueden agregar comentarios